El impacto de la pandemia en los trastornos alimentarios.

En esta semana de los trastornos de alimentación me gustaría hacer énfasis de la importancia de prestar atención a los trastornos alimentarios durante la pandemia.                                                                                                        En estos días trabajo con jóvenes con trastornos alimentarios y sus familias, pero en el pasado también he trabajado con adultos con trastornos alimentarios y personas con problemas de aprendizaje, y hay muchos enfoques psicológicos.                                                                                                                                                                                       Se estima que 1,6 millones de personas tienen un trastorno alimentario diagnosticable, pero también sabemos que hay muchas personas que todavía no han buscado apoyo o se sienten avergonzadas de buscar apoyo.                                                                                                                                                                                                Comer es algo que puedes controlar, pero cuanto más te concentras en ello, más se convierte en una obsesión.

Es muy adictivo y puede afectar las vías neurológicas, lo que significa que puede volverse una obsesión, lo cual no es una situación flexible. Las personas deben consumir algo cada cuatro horas para mantener el cuerpo en funcionamiento; de lo contrario, entra en modo de inanición, y no importa el peso que tenga, el cuerpo comienza a procesar la energía de manera diferente si no tiene alimentos en el sistema, es el estado de extrema debilidad física provocada por la falta de alimento. Sabemos que cuando las personas comienzan a perder peso, obtienen una sensación de logro. Pero debemos estar atentos a que esta situación no sea algo extremista.Cuando se convierte en una situación reforzada, ya que creen que necesitan perder más peso, incluso si ya tienen muy bajo peso, si vemos o escuchamos en gente conocida debemos estar atentos. Por que puede llegar a ser una obsesión.

La comida reconfortante proporciona a las personas endorfinas y puede ayudarlas a sentirse mejor de inmediato, pero a largo plazo, si comes en exceso, puede afectar tu peso y tu imagen corporal, lo que, en consecuencia, afecta tu autoestima.Y, con el encierro, las personas no han realizado las actividades habituales, como salir a trabajar, caminar, demás actividades cotidianas, que funcionan como estrategias de afrontamiento.

Lo importante es reconocer, no se trata de la comida, el peso o la forma, se trata de tu bienestar emocional.

Ya sea que esté comiendo solo por comodidad o si está restringiendo para tener una sensación de logro, este tipo de cosas se vuelven muy problemáticas cuando eso es lo único en lo que está enfocado. Cuando toda nuestra concentración esta enfocado en un solo tema “la comida”.                                                                   Buscar apoyo, ya sea hablando con su médico, un amigo o visitando uno de los muchos sitios web positivos, es importante, así que, si siente que puede comunicarse con alguien, ese es el primer paso. Entonces, si notas que alguien está comenzando a comentar mucho sobre su peso, cosas como revisar el cuerpo, mirarse en el espejo, apretar partes de su cuerpo, ese es un problema que está en la mente de la persona.

Si hacen más ejercicio y también restringen lo que ingieren nutricionalmente, eso también puede ser un problema.Si las personas se están volviendo retraídas o se niegan a socializar, como en el zoom o en el chat de caras, porque a veces a las personas no les gustará ni siquiera ver su imagen en la pantalla, eso también sugiere que hay una baja autoestima, que es un marcador claro para que las personas se desarrollen, problemas alimentarios. Porque lo que suele suceder es que empiezan a decir cosas que sin darse cuenta refuerzan el trastorno alimentario.

Si siente que tiene dificultades, ya sea por comer en exceso o por no comer lo suficiente, concentrándose en su cuerpo, su forma o la ingesta de calorías, es importante que busque a alguien con quien hablar, un profesional de la salud, su médico de cabecera.Todo el mundo puede caer en una trampa con la forma en que hablamos sobre la comida, los cuidadores y los padres, necesitan la educación para comprender cómo comunicarse con un ser querido en lugar de simplemente seguirlo.La mejor manera de que alguien reciba apoyo es si puede decir que tiene muchas ideas sobre esto mientras todavía tiene un peso saludable. Se vuelve mucho más difícil cambiar una vez que las personas tienen un peso muy bajo o con sobrepeso.

Existe una gran cantidad de tratamientos psicológicos basados ​​en la evidencia, como la terapia basada en la familia, que son muy útiles, la terapia cognitiva, que busca ayudar a las personas a ser más flexibles en sus patrones de pensamiento. Hay muchos tratamientos diferentes y lo que hacemos en un servicio de trastornos alimentarios es adoptar un enfoque multidisplinario fundamental que estén involucrados los padres, cuidadores como parte de la recuperación.

Los trastornos alimentarios son un problema sistémico, no un problema individual, por lo que todos tienen que trabajar en equipo para ayudar a una persona a mejorar. Un trastorno alimentario no tiene por qué controlarte.                                                                                                                                                                                           La mayoría de las personas se recuperan y, a menudo, llegan al punto en que pueden funcionar, recuperarse por completo y hacer lo que quieren en la vida. Pero es fundamentar tener una contención psicológica, familiar, medica y sobretodo mucha fortaleza personal. Existen muchos tratamientos, así como algunos medicamentos que pueden ayudar con la ansiedad y el sueño, para ayudar a las personas a recuperar su propósito e identidad en la vida. Un trastorno alimentario se convierte en su identidad, de modo que toda gira en torno al trastorno alimentario, pero eso puede cambiar con el apoyo de sus seres queridos y mediante las terapias adecuadas.

La Semana de Concientización sobre los Trastornos de la Alimentación trata de ayudar a las personas a darse cuenta de que tener dificultades de salud mental es algo común, no algo por lo que las personas deberían sentirse negativas o avergonzadas.

Lic. María Belén Castiglione                                                                                                                                                            M.P.17451

Leave a comment