¿Cuál es la diferencia entre estrés y ansiedad?

Existe una delgada línea entre el estrés y la ansiedad. Ambas son respuestas emocionales, pero el estrés suele ser causado por un desencadenante externo.

El desencadenante puede ser a corto plazo, como una fecha límite de trabajo o una pelea con un ser querido, o a largo plazo, como no poder trabajar, discriminación o enfermedad crónica. Las personas que estan pasando un momento estresante, experimentan síntomas mentales y físicos, como irritabilidad, ira, fatiga, dolor muscular, problemas digestivos y dificultad para dormir.

La ansiedad, se define por preocupaciones excesivas y persistentes que no desaparecen incluso en ausencia de un factor estresante.  La ansiedad conduce a un conjunto de síntomas casi idénticos al estrés: insomnio, dificultad para concentrarse, fatiga, tensión muscular e irritabilidad.

Tanto el estrés leve como la ansiedad leve responden bien a mecanismos de afrontamiento similares. La actividad física, una dieta nutritiva y variada y una buena higiene del sueño son un buen punto de partida, pero existen otras maneras de enfrentar la situación.

Si siente y padece estos síntomas, o sabe de algún amigo o familiar, que el estrés o la ansiedad están afectando su vida, considere hablar con un profesional de la salud mental que pueda ayudarlo a comprender lo que está experimentando, y proporcionarle herramientas de afrontamiento adicionales.

Los trastornos de ansiedad se diferencian de los sentimientos de ansiedad a corto plazo en su gravedad y en cuánto duran: la ansiedad generalmente persiste durante meses y afecta negativamente el estado de ánimo y el funcionamiento de nuestra vida diaria, en el trabajo, con nuestra familia, amigos, etc.                  Uno de los trastornos de ansiedad más comunes es el trastorno de ansiedad generalizada. Para identificar si alguien tiene un trastorno de ansiedad generalizada, un médico buscará síntomas como una preocupación excesiva y difícil de controlar que se presente la mayoría de los días durante seis meses. La preocupación puede saltar de un tema a otro. El trastorno de ansiedad generalizada también se acompaña de síntomas físicos de ansiedad.  Otro tipo de trastorno de ansiedad es el trastorno de pánico, que se caracteriza por ataques repentinos de ansiedad que pueden dejar a la persona sudando, mareada y sin aire. La ansiedad también puede manifestarse en forma de fobias específicas como por ejemplo  el miedo a volar, o como ansiedad social, que se caracteriza por un miedo generalizado a las situaciones sociales.

Los trastornos de ansiedad se pueden tratar con psicoterapia, medicación o una combinación de ambos. Uno de los enfoques terapéuticos más utilizados es la terapia cognitivo-conductual, que se centra en cambiar los patrones de pensamiento desadaptativos relacionados con la ansiedad. Otro tratamiento potencial es la terapia de exposición, que consiste en enfrentar los desencadenantes de ansiedad de una manera segura y controlada para romper el ciclo de miedo alrededor del desencadenante.

Si tienes algún síntoma no dudes en contactar con un profesional de la salud mental.

 

Lic. María Belén Castiglione

www.psicologiaonline24hs.com

M.P. 17451

 

 

Referencias consultadas:

Instituto Nacional de Salud Mental: 5 cosas que debe saber sobre el estrés                                              Epidemiología e impacto de la ansiedad y la depresión diagnosticadas por el proveedor de atención médica entre los niños de EE . UU., Bitsko, RH, et. al., Revista de Pediatría del Desarrollo y del Comportamiento, 2018.         APA: Aspectos destacados del estrés en Estados Unidos en 2013

 

 

Leave a comment